Noticias Anteriores

Hitos y datos de la Hermandad Sacramental de San Andrés

4 de junio de 2021

Convocatoria de la Función Principal de 1838

La Hermandad sacramental de San Andrés atesora un importante patrimonio y resulta de gran interés el estudio de sus orígenes y desarrollo a lo largo de los siglos. Ofrecemos aquí un pequeño resumen de los hitos más importantes de su historia.

Origen histórico

Está acreditado históricamente que la Hermandad Sacramental de San Andrés se encuentra entre las que forman el núcleo más antiguo de cofradías del Santísimo Sacramento fundadas en Sevilla a comienzos del siglo XVI gracias a la labor de Dª Teresa Enríquez, conocida como “la loca del Sacramento”.

Un testimonio de comienzos del siglo XIX refiere un decreto del arzobispo dominico fray Diego de Deza sobre su erección canónica en el año 1514. Es un hecho que en 1914 ya se tuvo la celebración del cuatrocientos aniversario fundacional, como también se hizo con el V centenario en el año 2014.

Hay constancia de la existencia de la Hermandad en la década de 1530. Las primeras reglas de que hay noticia se fechan en 1563 (o 1573 o 1593 según errores de transcripción) pero se desconoce su contenido. Sí se conocen íntegramente las reglas sucesivas que tuvo la corporación, datadas los años de 1684, 1787 y 1955, hasta su fusión en 1982 con la Hermandad de Santa Marta. 

Cultos principales

La vida cultual de la Hermandad Sacramental giraba en torno a las tres grandes devociones, comunes por otra parte a todas las sacramentales de Sevilla: la Sagrada Eucaristía, la Inmaculada Concepción y las Ánimas Benditas del Purgatorio.

La Fiesta principal, como se recoge invariablemente en todas las reglas de la corporación y se asumió tras la fusión con la Hermandad de Santa Marta, era la Solemne Función que se celebraba el domingo infraoctava del Corpus –“el domingo más inmediato al día del Corpus” afirma la regla de 1684; “con misa de comunión general y función principal, haciendo los hermanos solemne protestación de Fe…”, añade la de 1955-, con misa solemne, exposición del Santísimo Sacramento y, en ocasiones, procesión eucarística.

También el Jueves Santo era un día señalado para la Sacramental con la celebración de los Santos Oficios de este día y la colocación del Monumento para la adoración del Santísimo Sacramento en la noche de la Pasión, para lo que tuvo diversos “monumentos” a lo largo de su historia, siendo el último de 1910 a cargo del arquitecto Adolfo López.

Aunque la Inmaculada Concepción no se incorporó como titular de la corporación hasta 1955, un hito singular en su historia fue el voto en defensa del misterio inmaculista, pronunciado por vez primera en 1653 -en coincidencia con otras cofradías eucarísticas, como las del Salvador y la de San Isidoro-, lo que se conmemoraba con una solemne función a la Inmaculada el domingo infraoctavo de esta fiesta mariana.

Función Inmaculada siglo XIX

Como Hermandad de Ánimas, celebraba misas cantadas aplicadas por las almas de los cofrades difuntos, además de la asistencia mortuoria que se brindaba a los hermanos y a sus familiares más directos, tanto en el domicilio del finado cuanto a la hora de su enterramiento, para lo que disponía de aparato correspondiente de paño, blandones, alfombra, etc.

Otras devociones

En el siglo XIX la Sacramental promovió la devoción y culto a San Caralampio, a partir de 1819, como abogado contra el hambre y la peste, colocando un lienzo de dicho santo y mártir en un altar neoclásico construido al efecto. Asimismo, asumió en distintos periodos el cuidado y el culto a la Virgen del Rosario, cuya imagen preside históricamente el retablo de la capilla sacramental, y tras el decaimiento de la histórica Congregación del Rosario de la parroquia de San Andrés, heredó todo su patrimonio devocional y artístico.

Procesiones eucarísticas

La Procesión de Impedidos solía salir en siglos pasados el lunes de Pascua de Resurrección, llevando la comunión a las acogidas en el hospital del Pozo Santo, cuyas religiosas llegaron a formar parte de la Hermandad en 1816. Especialmente lucida fue la del año 1859 a la que asistieron los Duques de Montpensier. En el siglo XX solía salir un domingo del tiempo pascual hasta la década de 1970. Fue recuperada tras la fusión con la Hermandad de Santa Marta en 1985, realizándose de forma alterna con la Hermandad de la Sagrada Lanzada, y se mantuvo hasta el año 1996, haciendo ahora veinticinco años de la última procesión celebrada.

Procesión de impedidos de 1859

También realizó en distintas ocasiones procesiones con el Santísimo Sacramento en la custodia, siendo de destacar la celebrada en 1810, con la participación de andas con las imágenes de San Andrés, de la vecina capilla de los alarifes, y de la Virgen del Rosario de gloria del convento de Monte-Sión, llevándose el Santísimo en la custodia del monasterio del Carmen calzado.

Procesión de impedidos 1996

Personajes destacados

A lo largo de tan dilatada existencia, numerosos personajes destacados han estado vinculados a esta Hermandad Sacramental, destacando a los condes de Peñaflor, patronos de la capilla mayor de la parroquia, que intervinieron en diversos momentos de la historia. Además, otros muchos títulos nobiliarios estuvieron ligados, por vecindad o devoción, como cofrades de esta hermandad, en algún momento de los siglos XVIII, XIX y XX como: el marqués de Casal de los Griegos, el conde del Sacro Imperio, el marqués de Sobremonte, el conde de Montelirios, el marqués de Rianzuela, el marqués de Castilleja, el marqués de Rivas, el conde de las Lomas, el marqués del Nervión, el marqués de Casa Ulloa, el marqués de Casa León, el marqués de Contadero, el marqués de Valencina, el marqués de la Motilla y el conde de Bustillo, entre otros.

Hay que destacar también que en el año 1861 ingresaron como Hermanos Mayores Honorarios los Duques de Montpensier, que asistieron a la Procesión de Impedidos en 1859.

Asimismo, destacados artistas de siglos pasados también fueron cofrades de la Sacramental de San Andrés, como el pintor Juan de Valdés Leal (1622-1690), los escultores Juan Isidoro Ramos (siglo XIX) y Blas Molner (1737-1812), o el platero Miguel Palomino (siglo XIX).

Los duques de Montpensier

Propiedades inmuebles

Según el Libro de protocolo del año 1814 conservado en el archivo, la Hermandad Sacramental poseyó numerosos inmuebles y propiedades por toda la ciudad gracias a herencias y donaciones que, desgraciadamente, se perdieron por el paso de los siglos. Sí consta la propiedad, según escritura notarial del 11 de abril de 1668, de la Capilla sacramental, situada en la cabecera de la nave de la epístola del templo parroquial, junto a la sala capitular a su derecha, adquirida entonces a la fábrica parroquial “para que la dicha cofradía  pueda colocar  y tener en ella el santísimo Sacramentto y se pueda servir de la bóvedas y entierros de la dicha Capilla y entterrar en ella los Hermanos y Cofrades que fallecieren de la dicha Cofradía y usar della como cossa suya”.