Normas de la Estación de Penitencia

Instrucciones de nuestras Reglas y Reglamento de la Estación de Penitencia a los hermanos nazarenos
(Recogidas en el dorso de la Papeleta de Sitio)

  • Desde su domicilio a la Parroquia de San Andrés, el nazareno irá por el camino más corto, completamente solo, estándole prohibido hablar con nadie, ir en con el antifaz levantado, ni entrar en lugares públicos, debiendo observar de forma muy especial esta misma norma al regreso a su domicilio tras la Estación de Penitencia.
  • La entrada a la Parroquia será por la puerta de calle Daóiz, a la hora indicada, no antes, descubriéndose una vez esté en el interior del templo, no en la calle.
  • Es imprescindible para entrar en el templo presentar la Papeleta de Sitio, debiendo acreditar su identidad si es requerido para ello. Al acceder al interior debe orar en silencio ante el Paso de nuestros Sagrados Titulares y presentarse a su Diputado de Tramo.
  • A continuación, aquellos hermanos que lo deseen puede acercarse a recibir el Sacramento de la Penitencia, no demorándose en volver a su lugar en la formación.
  • Debido a que la Cofradía debe organizarse adecuadamente y con tiempo, si tras varias llamadas repetidas al hermano no se tiene conocimiento de él, se dispondrá de su puesto para que sea cubierto por otro nazareno.
  • Durante la Estación de Penitencia no podrá hablar con persona alguna, ni volverse hacia atrás, guardando siempre la compostura y la dignidad propia del acto que realizan. Debe ir siempre atento a su pareja en el tramo y atender a las instrucciones del Diputado correspondiente.
  • Solo podrá ausentarse de la fila cuando hubiera una causa grave, pidiendo permiso previamente al Diputado de Tramo. (Norma a seguir especialmente en el interior de la Catedral).
  • Al regresar al templo los hermanos permanecerán con igual silencio y compostura que para la salida, hasta que haya entrado toda la Cofradía y parado el Paso, y sean rezadas las preces por los hermanos difuntos.
  • En caso de incumplimiento de las Reglas y Reglamento de la Estación de Penitencia, los Diputados están facultados para exigir al nazareno que abandone la fila (previa retirada de la Papeleta de Sitio).

POR ÚLTIMO, HERMANO NAZARENO, RECUERDA QUE LA ESTACIÓN DE PENITENCIA ES, ADEMÁS DE UN ACTO DE FE Y CULTO PÚBLICO, UN EJERCICIO DE AUTÉNTICA PENITENCIA, DEBIENDO OBSERVAR FIELMENTE LAS REGLAS DE ESTA HERMANDAD Y EL REGLAMENTO DE LA ESTACIÓN DE PENITENCIA.