Hermano Mayor

Isidro González Suárez

«Charitas Christi urget nos»

15 de octubre de 2012

Desde el amor de Cristo, atraer a los hermanos y anunciar el Evangelio con alegría y entusiasmo

Isidro González Suárez
Hermano Mayor

Ha querido la Providencia que con la frase paulina que constituye el lema de nuestra Hermandad, y que encabeza estas líneas, se inicie el apartado nº 7 de la Carta Apostólica “Porta Fidei” con la que el Santo Padre Benedicto XVI nos convoca para el Año de la Fe. Y que dicho párrafo, continuando su lectura, nos ofrezca unas magníficas ideas programáticas para afrontar el nuevo curso en la vida de la Hermandad que estamos comenzando. Añade el Papa con su riqueza expresiva: Es el amor de Cristo el que llena nuestros corazones y nos impulsa a evangelizar. Hoy como ayer, él nos envía por los caminos del mundo para proclamar su Evangelio a todos los pueblos de la tierra (cf. Mt 28, 19). Con su amor, Jesucristo atrae hacia sí a los hombres de cada generación: en todo tiempo, convoca a la Iglesia y le confía el anuncio del Evangelio, con un mandato que es siempre nuevo. Por eso, también hoy es necesario un compromiso eclesial más convencido en favor de una nueva evangelización para redescubrir la alegría de creer y volver a encontrar el entusiasmo de comunicar la fe.”

Desde el amor de Cristo, atraer a los hermanos y anunciar el Evangelio con alegría y entusiasmo. Tareas y misiones ineludibles que podemos desarrollar en la Hermandad por medio de los fines que nuestras Reglas señalan, y de todas cuantas actividades cofrades llevamos a cabo en las diversas parcelas que conforman nuestra realidad. Recientemente la Junta de Gobierno, los distintos cargos y Diputaciones, ha preparado con enorme cariño e interés la programación que ofrecer a nuestros hermanos durante los próximos meses y que aparece en este boletín. La Diputación de Cultos ha programado los del ejercicio, elegido los sacerdotes que nos predicarán y se dispone a vivir un curso que “será una ocasión propicia para intensificar la celebración de la Fe en la liturgia, y de modo particular en la Eucaristía”. La Diputación de Formación, recogiendo la dilatada experiencia de nuestra Hermandad en este campo, también se ha afanado en ofrecernos medios para, como afirma la Carta del Papa, “intensificar la reflexión sobre la fe para ayudar a todos los creyentes en Cristo a que su adhesión al Evangelio sea más consciente y vigorosa, sobre todo en un momento de profundo cambio como el que la humanidad está viviendo”. Y la Diputación de Juventud, siguiendo el camino consolidado el pasado curso, también procurará por medio de diversos encuentros y actividades asumir con nuestros hermanos jóvenes y niños “la exigencia de conocer y transmitir mejor a las generaciones futuras la fe de siempre”. Casi al final de su Carta señala el Santo Padre: “El Año de la Fe será también una nueva oportunidad para intensificar el testimonio de la caridad”. La Diputación de Caridad nos interpela constantemente con el balance de lo mucho realizado en el ejercicio recién finalizado y de los nuevos proyectos que necesitan de nuestro compromiso y entrega económica pero sobre todo personal, que materialicen nuestro amor a Jesús y a los hermanos, ya que “es la fe la que nos permite reconocer a Cristo, y es su mismo amor el que impulsa a socorrerlo cada vez que se hace nuestro prójimo en el camino de la vida”.

En las páginas que siguen podéis tener conocimiento de todo ello plasmado en diversas realizaciones y convocatorias concretas que nos llaman a acudir a la Hermandad. En este año trascendental que iniciamos, Año de la Fe, de gran responsabilidad individual y colectiva, todos podemos dar un paso más e intensificar y mejorar la participación personal en nuestra particular Casa de Betania, la de nuestras devociones, la de los amigos de Jesús, donde poder “descubrir de nuevo el gusto por alimentarnos con la Palabra de Dios, transmitida fielmente por la Iglesia, y el Pan de Vida, ofrecido como sustento a todos los que son sus discípulos”. Qué mejor propósito en este inicio de curso para todos los miembros de nuestra Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos.