Textos y Publicaciones

Hermano Mayor

Isidro González Suárez

Cuaresma y Semana Santa entre dos conmemoraciones

1 de febrero de 2014

En esta época la Hermandad abre sus puertas aún más, si cabe, para acoger a todos los hermanos

Isidro González Suárez
Hermano Mayor

La Cuaresma y la Semana Santa de 2014 la viviremos en la Hermandad de Santa Marta entre dos conmemoraciones. Por un lado, los actos y cultos con ocasión del Hermanamiento con la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén, celebrados el pasado mes de noviembre; y por otro el V Centenario de la Hermandad Sacramental de San Andrés, que conmemoraremos los próximos meses de mayo y junio. Ambos acontecimientos, solemnes y extraordinarios, nos ayudarán a profundizar en nuestra vida de Hermandad: en el culto, la caridad y la formación cristiana; a intensificar la asistencia y participación de hermanos, y a animar la convivencia fraterna entre todos. En definitiva, a fomentar la más auténtica Hermandad, haciendo realidad cada día lo que demanda este párrafo de nuestras Reglas: “Es de desear que el mayor número posible de hermanos viva incorporado a alguna actividad caritativa, formativa, apostólica u organizativa de la Hermandad, de manera que ésta sea una comunión fraterna en la que todos vivan al servicio de todos en la fe y en la caridad”.

Entre ambas citas extraordinarias, toda una serie de convocatorias cuaresmales nos invitan un nuevo año a los hermanos de Santa Marta a congregarnos alrededor de nuestro Santísimo Cristo de la Caridad, presididas, sobre todo, por el Solemne Quinario y la Función Principal de Instituto, y la Estación de Penitencia del Lunes Santo. Es este el tiempo más hermoso de nuestra Hermandad, en que con más fuerza nos abraza a sus hermanos con el calor de hogar cofrade que abre aún más sus puertas, si cabe, para acogernos a todos y vivir la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor, como bien recuerdan las Reglas: “A lo largo del año todo hermano es invitado a participar en los cultos y ejercicios de piedad organizados por la Hermandad. Expresión máxima de esta participación serán los cultos anuales, la Estación de Penitencia y los Oficios de Semana Santa”.

Actividades realizadas, muchas. Proyectos, muchos. Inquietudes y deseos, muchos también. De todo ello encontrareis eco en este boletín. Pero no olvidemos, queridos hermanos, esto tan profundo a lo que estamos llamados según las mismas Reglas: “Solidaria con la misión educadora de la Iglesia, la Hermandad asume la parte que le corresponde en la evangelización del pueblo cristiano, particularmente en aquellos que de alguna manera viven o expresan su religiosidad con ocasión de los actos de culto y de la estación de penitencia. Educar la piedad cristiana, promover la educación popular en la fe y cristianizar la religiosidad del pueblo en una creciente madurez de la fe en Jesucristo será un objetivo permanente de sus actividades”.

Que estos párrafos de la Introducción a las Reglas que he recordado, sean como el motor que nos anime a abrazarnos unos a otros, a vivir la alegría de compartir nuestra vida y nuestra fe, unidos en una misma espiritualidad y devoción al Santísimo Cristo de la Caridad. Que nos impulsen a salir al encuentro de los hermanos, y congregados en San Andrés o en la Casa de Hermandad, a construir entre todos esta porción de la Iglesia viva que es la Hermandad de Santa Marta.