Convocatorias

Retiro de Adviento 2017

12 de diciembre de 2017

La Anunciación. Bartolomé Esteban Murillo

El segundo martes de Adviento, 12 de diciembre, celebraremos el Retiro de Adviento, como pórtico y preparación para este importante tiempo litúrgico que antecede a la Navidad.

Tal y como prescribe la Regla 40ª, celebraremos este encuentro de oración y reflexión espiritual para nuestros hermanos a partir de las 20,30 horas en la Capilla de nuestros Sagrados Titulares, y estará conducido por el Rvdo. Sr. D. Marco Antonio Rubio, Pbro., Párroco de Ntra. Sra. de las Nieves de La Rinconada.

El Adviento de 2017 comenzará el domingo 3 de diciembre y, según expresa el nº 39 de las Normas Universales sobre el Año Litúrgico y el Calendario, este periodo de cuatro semanas tiene una doble índole: es el tiempo de preparación para las solemnidades de Navidad, en las que se conmemora la primera venida del Hijo de Dios a los hombres, y es a la vez el tiempo en el que por este recuerdo se dirigen las mentes hacia la expectación de la segunda venida de Cristo al fin de los tiempos. Por estas dos razones el Adviento se nos manifiesta como tiempo de una expectación piadosa y alegre”. 

El Directorio sobre la Piedad  Popular y la Liturgia (2002), por su parte, abunda también en la rica espiritualidad del Adviento, y en sus nº 96-97 expresa:

“El Adviento es tiempo de espera, de conversión, de esperanza:

- espera-memoria de la primera y humilde venida del Salvador en nuestra carne mortal; espera-súplica de la última y gloriosa venida de Cristo, Señor de la historia y Juez universal;

- conversión, a la cual invita con frecuencia la Liturgia de este tiempo, mediante la voz de los profetas y sobre todo de Juan Bautista: "Convertios, porque está cerca el reino de los cielos" (Mt 3,2);

- esperanza gozosa de que la salvación ya realizada por Cristo (cfr. Rom 8,24-25) y las realidades de la gracia ya presentes en el mundo lleguen a su madurez y plenitud, por lo que la promesa se convertirá en posesión, la fe en visión y "nosotros seremos semejantes a Él porque le veremos tal cual es" (1 Jn 3,2).

La piedad popular es sensible al tiempo de Adviento, sobre todo en cuanto memoria de la preparación a la venida del Mesías. Está sólidamente enraizada en el pueblo cristiano la conciencia de la larga espera que precedió a la venida del Salvador. Los fieles saben que Dios mantenía, mediante las profecías, la esperanza de Israel en la venida del Mesías.

A la piedad popular no se le escapa, es más, subraya llena de estupor, el acontecimiento extraordinario por el que el Dios de la gloria se ha hecho niño en el seno de una mujer virgen, pobre y humilde. Los fieles son especialmente sensibles a las dificultades que la Virgen María tuvo que afrontar durante su embarazo y se conmueven al pensar que en la posada no hubo un lugar para José ni para María, que estaba a punto de dar a luz al Niño (cfr. Lc 2,7).