Capilla del Sagrario

Capilla del Sagrario

Desde la restauración del templo parroquial de San Andrés y la reapertura al culto en el año 2000, la Capilla del Sagrario está ubicada en la cabecera de la nave de la epístola, en un espacio de gran belleza arquitectónica colindante con la capilla mayor, que se cubre en su espacio central con una bóveda de aristas con linterna y en el tránsito a la Sala Sacramental con una de medio punto ricamente decoradas. Todos los paramentos superiores de esta capilla presentan hermosas pinturas al fresco de gran valor atribuidas al pintor Juan de Valdés Leal –hermano que fue de esta Hermandad Sacramental y enterrado en la cripta del templo- o a su hijo Lucas Valdés. Los motivos representados, entre la abundante decoración barroca, son ángeles, evangelistas, la Fe con la Sagrada Forma, el Cordero místico y otras motivos eucarísticos.

Virgen del Rosario

Retablo de Nuestra Señora del Rosario

Presidiendo este espacio se encuentra en magnífico retablo de madera tallada y dorada de la primera época del barroco sevillano, atribuido, al menos algunas de sus partes, a Bernardo Simón de Pineda (siglo XVII). Contiene en el intradós del arco de medio punto quince óvalos pictóricos con los misterios del Santo Rosario, obras de Juan de Valdés Leal, quien asimismo realizó la delicada imagen sedente de Nuestra Señora del Rosario en madera policromada (una de las escasas obras escultóricas de este gran artista) que se alberga en el interior de la bella hornacina central.

Sagrario

A su pies se encuentra el Sagrario, que es una destacada pieza de plata de ley en su color, con forma de templete, que se asienta sobre plinto de base cuadrangular decorado con guirnaldas, con ocho columnas adosadas, entorchadas, cuyo fuste se decora con rocalla: dos enmarcan cada una de las tres caras visibles, y otras dos, mayores, sirven de sustento a todo el edificio argénteo.

DECORACIÓN E ICONOGRÁFIA

Puerta del Sagrario

      En el frente, enmarcado en un arco de medio punto, la puerta presenta un relieve que reproduce la Última Cena, origen de la Eucaristía, cuya escena aparece entre un cortinaje desplegado de un pabellón, del que pende una lámpara calificada como de estilo holandés.

     Los exteriores de las paredes laterales ofrecen también dos primorosos relieves entre rocallas y guirnaldas de flores, que muestran sendas escenas alegóricas de la Eucaristía como son “El racimo de la Tierra de promisión” (Nm 13,17-26) en el lado derecho, y el pelícano alimentando a sus polluelos con su propia sangre (”Señor Jesús, bondadoso pelícano…” leemos en el himno Adoro te devote compuesto por Santo Tomás de Aquino para las vísperas del Jueves Santo) en el lado izquierdo.

      Está rematado por una cúpula cuadrangular sobre la que se recuestan sobre ménsulas las figuras de los cuatro Evangelistas en bulto redondo, y de la que emerge sobre una airosa peana la escultura de la Fe con el cáliz y la cruz en sus manos.

      En su interior, que presenta la plata sobredorada, el trabajo de orfebrería es aún más rico y trabajado en razón a la cercanía del Santísimo Sacramento, creándose un espacio pleno de suntuosidad en el que destacan el suelo marmóreo, los preciosistas repujados -el cordero místico sobre los siete sellos en la pared frontal, y haces de espigas y uvas en los laterales-, y la cúpula semiesférica de la que pende una pequeña paloma, símbolo del Espíritu Santo.

Sagrario de plata
la Fe. Remate del Sagrario

DATACIÓN Y AUTORÍA

      Se le considera una obra del rococó tardío, apareciendo como elementos decorativos entre rocallas, las guirnaldas de flores del estilo Imperio.

      Presenta las marcas AMAT / NO8DO / GARCIA 10 y la Giralda, lo que permite, a pesar de no estar documentada su ejecución, atribuir su autoría al platero sevillano Fernando Amat y Garay, activo en nuestra ciudad a partir de 1768.

      Por último consta que fue donado a la Hermandad Sacramental de San Andrés por Dª Josefa Rodríguez Raygada por escritura del 26 de marzo o noviembre del año 1788, según figura en el Libro de Protocolos de la Hermandad Sacramental al folio 458.

Frontal

Todo el conjunto se asienta sobre un elegante frontal de plata de ley obra del orfebre Cayetano González en 1930, donado por los Condes de Bustillo según consta en una inscripción lateral. La obra se divide en varias calles verticales, que dividen los distintos paños repujados, destacando el motivo central del Cordero sobre el libro de los siete sellos (del Apocalipsis), y los símbolos de los cuatro evangelistas –niño, león, toro y águila- en la parte superior de las pilastras verticales.

Este frontal, por su elevada categoría artística, figuró en la sacristía del altar efímero instalado en el campo de la Feria con motivo de la 1ª visita a Sevilla de S. S. Juan Pablo II en noviembre de 1982, y como mesa de altar en para la Statio Orbis presidida por el mismo Pontífice en la clausura del XLV Congreso Eucarístico Internacional celebrado en nuestra ciudad en junio de 1993.

Visita del Papa a Sevilla. 1982.