Noticias

En el fallecimiento de nuestro hermano D. Antonio Garnica Silva, sacerdote

17 de noviembre de 2016

El pasado 15 de noviembre falleció nuestro querido hermano D. Antonio Garnica Silva, sacerdote, y personalidad muy destacada de la vida universitaria y cultural de nuestra ciudad.

En la Hermandad de Santa Marta, en la que ingresó como hermano en 1978, ostentaba actulmente el número 227, desarrolló una gran labor y tuvo una de importante presencia en nuestra vida de Hermandad durante varias décadas, dejando una honda huella de servicio y amistad que resumimos brevemente.

AntonioGarnica-6.jpgSu entrega a la Hermandad de Santa Marta queda patente en su presencia como hermano sacerdote en infinidad de Cultos y misas de Hermandad, sobre todo en las décadas de los 80 y 90 del pasado siglo, presidiendo numerosas Vigilias de la Inmaculada, y predicando varios años con amor y devocion el Triduo de Nuestra Señora de las Penas, de quien era un enamorado devoto. Asimismo predicó el Quinario del Stmo Crísto de la Caridad en el año 1992, oficiando la liturgia de la Función Principal de Instituto íntegramente en latín, lengua que junto a otras, dominaba a la perfección. Unido a esto, atendió espiritualmente a numerosos hermanos y familiares en sus celebraciónes de matrimonios, bautizos, primeras comuniones, entierros, etc. actuando en aquella época como un auténtico Director Espiritual de la Hermandad, siendo Párroco de San Andrés nuestro recordado D. José Talavera, y hasta la llegada del querido Luis Fernando Álvarez González.

Asimismo escribió diversos artículos en nuestro boletín informativo, e intervino en sesiones de Formación y con la Juventud, estando siempre atento y disponible para cuanto la Hermandad o los hermanos le demandasen.

AntonioGarnica-4.jpgDurante muchos años vistió nuestra túnica nazarena, y con su cirio azul figuraba en el primer tramo de la cofradía, pues al llegar a la SIC rezaba la Meditación que allí se realiza para el cuerpo de Nazarenos, siendo el primer hermano que realizó esta labor admirable que desarrolló largos años, aún sin salir de nazareno, dejando escritos varios textos muy bellos de aquellas intervenciones que llevó a cabo desde finales de los años 70 hasta el año 2008.

Siempre presumía de sus títulos académicos civiles, Doctor en Filología inglesa, y catedrático de la Universidad de Sevilla, además de profesor invitado por distintas universidades inglesas; pero también de los eclesiásticos, pues era Licenciado en Teología por la Universidad de Comillas (1959) y posteriormente también alcanzó el Doctorado en Teología por la Universidad Gregoriana de Roma, igualando así su cualificación civil y eclesiástica.

Nacido en la localidad onubense de Las Minas de Riotinto, siempre se enorgulleció de pertenecer al Clero de la Diócesis de Huelva, recién creada cuando fue ordenado sacerdote, en 1959. Aún cuando en su vida predominó la actividad universitaria y cultural, su actividad sacerdotal también fue intensa en predicación en HH. y CC. de toda nuestra región andaluza -fue también hermano destacado del Calvario y de los Estudiantes-; en comunidades religiosas -atendió muchos años a la comunidad jeronima de Santa Paula- y a su Parroquia de San José Obrero y a cuantos servicios espirituales le demandaban sus numerosos  amigos y conocidos, sobre todo celebraciónes litúrgicas y de sacramentos en lengua inglesa, en la que era un gran especialista.

AntonioGarnica-2.jpgAl cumplir sus bodas de oro sacerdotales en el año 2009, concelebró la Función Solemne en honor de Nuestra Señora de las Penas en el mes de mayo, y a su término la Hermandad le ofrendó una medalla de oro del Santísimo Cristo de la Caridad, que le entregó el Hermano Mayor D. Juan Ramón Cuerda Retamero, que D. Antonio Garnica agradeció con unas emocionadas palabras afirmando que la llevaría siempre junto a su corazón.

"Llevaré esta medalla pegada a la carne los años de vida que el Santísimo Cristo de la Caridad quisiera concederme"

En los últimos año la enfermedad y la vejez le acompañaron junto a sus últimos libros e investigaciones -fue el máximo conocedor y especialista del sevillano Blanco White- junto a los recuerdos acumulados de una intensa vida vivida impregnada de un espíritu liberal, culto y acogedor de cuantos acudían a él y gozaban de su trato y amistad.

Entre su familia espiritual, la Hermandad de Santa Marta lo acogió en nuestra nómina y contó con su presencia y entrega fecunda largos años, como un hermano sencillo y siempre fiel a nuestros Sagrados Titulares -no en vano su devoción a Santa Marta entre Matalascañas y Sevilla fue su puerta de entrada en nuestra corporación-.

Ellos, a los que tanto veneró en la tierra, sean su acogimiento en la vida eterna. Descanse en paz nuestro fiel y generoso hermano sacerdote, D. Antonio Garnica Silva. Amén.

AntonioGarnica-5.jpg

AntonioGarnica-3.jpg